miércoles, 17 de diciembre de 2008

Las 12 uvas

Pensar como un nanoeconomista tiene sus ventajas... pero también tiene sus inconvenientes. Hace que dediques tu tiempo a plantearte las cosas más absurdas y que intentes encontrar una secuencia lógico-económica a las cosas.

Con la tradición de las doce uvas no podría ser diferente ya que lo que mucha gente no sabe es que, en sus inicios, tuvo una causa de origen económico, y hoy en día se consumen cada final de año unos quinientos millones de unidades.

La tradición se inició a principios el siglo pasado cuando una extraordinaria cosecha de uva hizo a los viticultores - al parecer alicantinos - agudizar el ingenio y repartir el excedente entre la población con la excusa de que su consumo "daba buena suerte".

Desde aquel año, gratis o comprada, siendo veraces o falsos los augurios de buena suerte ni los más gruñones - o más Scrooge - nos resistimos a esa entrañable tradición.